¿Qué es la terapia ocupacional?

Desde el comienzo de las civilizaciones, muchas de ellas relacionaban a las enfermedades con la falta de actividad, por lo cual, promovían la salud mediante actividades de movimiento u o entrenamiento físico. En el siglo quinto, los griegos recomendaban realizar actividades en función al tipo de dolencia con el fin de ayudar a aliviar los males físicos y mentales. También mencionaban que las ocupaciones deben asignarse de acuerdo con el carácter y los intereses de cada individuo. Posteriormente en el Renacimiento los estudios se enfocaron en el análisis del movimiento y en buscar la prevención mas que el tratamiento.

Durante el siglo 18 aparecieron los orígenes de lo que seria la terapia ocupacional, el medico francés Philip Pinel, comenzó a prescribir el ejercicio físico y la ocupación manual como medio terapéutico para tratar enfermedades mentales.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) la terapia ocupación se define como:
‘‘El conjunto de técnicas, métodos y actuaciones que, a través de actividades aplicadas con fines terapéuticos, previene y mantiene la salud, favorece la restauración de la función, suple los déficits invalidantes y valora los supuestos comportamentales y su significación profunda para conseguir la mayor independencia y reinserción posible del individuo en todos sus aspectos: laboral, mental, físico y social’’

La terapia ocupacional ofrece interesantes posibilidades a la hora de fomentar el envejecimiento activo y promover la independencia o autonomía de las personas mayores en el desempeño de las tareas diarias, para lograr una mayor calidad de vida.

Actualmente hay diversos tipos de terapias ocupacionales, que incluyen desde los encuentros intergeneracionales o la ludoterapia (actividades con las manos), hasta la hidroterapia, la musicoterapia, la terapia con animales o las recientes terapias virtuales.

En definitiva, los beneficios que ofrece la realización técnica de terapia ocupacional encontramos:

– Prevenir las posibles lesiones físicas mediante ejercicios articulares y musculares, mejorando la coordinación.

– Obtener un aprendizaje de las posturas beneficiosas, especialmente en personas que están encamadas.

– Permitir el desarrollo de destreza motriz, así como la estimulación cognitiva y de memoria.

– Implementar el uso de la tecnología de asistencia para la mejora de los cuidados.

– Mejorar la capacidad funcional a través de tareas y ejercicios.

– Integrar a las personas mayores en el entorno inmediato a sus necesidades donde deben vivir, para lograr su adaptación.

– Favorecer el encuentro intergeneracional para compartir experiencias y recuerdos.

– Lograr el apoyo y facilitar la relación con la familia.

En CasaMar implementamos diversas terapias que constantemente buscan la mejoría de las personas mayores. ¡Visítanos y conoce más sobre nuestros servicios!