Una tradición para revivir

Cuando recordamos a nuestros seres queridos que han fallecido nos centramos en el pasado y esto inevitablemente trae nostalgia y tristeza. Añoramos lo que se ha perdido y la idea de que no tenga vuelta atrás es difícil de aceptar. Para nuestros adultos mayores hay un sentimiento de duelo constante debido a las recurrentes perdidas que pueden ir sufriendo con el paso de los años ya sean sus amigos o su pareja entre otras personas allegadas de la misma edad.

El trabajo realizado por el Programa de Investigación en Psicología del Envejecimiento, Tanatología y Suicidio de la UNAM señala que; rituales como los funerales o ritos tradicionales como la elaboración del altar en día de muertos ayudan a que se haga una resignificación del duelo. Esto se logra socializando la perdida con expresiones emocionales de los sentimientos que la misma genera, ‘‘al examinar las actitudes de los deudos hacia los funerales, encontrando que el funeral era considerado como una oportunidad para expresar el dolor de manera pública, al tiempo que se recibe el apoyo emocional de familiares y amigos’’.

Aprovechar la oportunidad para acompañar a nuestros adultos mayores es esencial para evitar estos lapsos de tristeza que podrían agudizarse sobre todo en estas temporadas, actividades como la elaboración de altares de muertos pueden ser un buen canalizador de emociones. Hacerlos participes de la elaboración del altar tiene un significado más grande que el de seguir la tradición, la parte más importante es la naturalidad con la que la muerte debe ser vista.

https://www.academia.edu/31494432/La_ofrenda_del_D%C3%ADa_de_Muertos_como_una_estrategia_de_psicoterapia_de_arte_para_adultos_mayores_Day_of_the_Dead_offering_as_an_art_psychotherapy_strategy_for_older_adults