La talasoterapia para el adulto mayor.

El paisaje que nos da un lugar con vistas al mar es inigualable, y con el paso del tiempo hemos descubierto que su encanto va más allá de su apariencia. El agua de mar está compuesta por diversos minerales como yodo, sodio, calcio, silicio y magnesio, entre otros, que nuestro cuerpo puede absorber, por medio de nuestros poros, cuando entramos en contacto con ella. Antiguas civilizaciones, como la egipcia, millones de años atrás solían utilizar el agua marina para tratar varios problemas de salud aprovechando también, algas, barro e incluso la brisa de mar. Con el paso de los años este tratamiento se ha consolidado como una terapia reconocida y recibe el nombre de talasoterapia.

 

Se han realizado diversos estudios e investigaciones respecto a los beneficios de esta terapia en los adultos mayores, y se ha llegado a comprobar que el agua del mar aporta cientos de sustancias necesarias para el organismo.

La manera especial en la que actúa en el adulto mayor es gracias a la sutileza con la que el cuerpo adquiere todas las vitaminas y minerales mediante osmosis ayudando a mejorar su salud creando una barrera anti-bacterias y virus.

 

Las algas marinas también son ricas en minerales, vitaminas y proteínas. Por otro lado, el lodo del mar es utilizado en muchos tratamientos corporales de talasoterapia en balnearios y centros similares. Además, une beneficiosos minerales naturales tanto del agua como de la tierra, como son azufre, magnesio, cobre, hierro y cuarzo.

La arena de playa, por su parte, ayuda al sistema circulatorio, disminuye el riesgo de sufrir osteoporosis, tonifica, exfoliante natural y tiene propiedades relajantes.

 

La brisa marina ofrece excelentes propiedades del mar para la salud del adulto mayor. Ofrece mayor oxigenación de la piel, elimina toxinas, proporciona mejor respiración, fortalece los huesos, elimina impurezas de forma natural, mejora la fuerza muscular, beneficia el corazón y aumenta la movilidad de las articulaciones, siendo este último un factor decisivo en la reducción de movilidad en la tercera edad ya que se presenta artritis o dolor en estas áreas.

Una parte importante también de la talasoterapia es el fitoplancton. Este provee energía, estimula la formación de CO2 y ayuda al sistema inmunitario. Está presente en un sin número de especies marinas que expanden el fitoplancton por el mar y puede ser aprovechado por el hombre.

 

Siempre es útil conocer a detalle las diversas alternativas y terapias a enfermedades que deseamos prevenir o curar. En CasaMar, un grupo de profesionales geriátricos estarán a su servicio para atender sus necesidades, todo esto con la cercanía del mar… ¡Visitanos! Y disfruta de tu hogar a unos pasos del Océano pacifico.